La coma entre el sujeto y el predicado


Hoy quiero hablaros de un error que veo mucho repetido en los textos que corrijo: separar sujeto y predicado con una coma.

No es ningún secreto que, a veces, ponemos las comas en el texto de forma más o menos arbitraria, según el lugar en el que hacemos pausas al hablar. La mayoría de las veces, este método puede ser adecuado y no suponer mayores problemas; sin embargo, hay ocasiones en las que se nos cuelan comas de más, como es el ejemplo de la entrada que hoy nos ocupa.

Hay ocasiones, cuando el sujeto es demasiado extenso, en que creemos que separarlo del predicado no es solo adecuado sino deseable, lo que nos lleva inevitablemente a error. Así, en frases como:

El enorme perro blanco y negro de la casa de enfrente, ladra siempre a las tres de la tarde. (Incorrecto)

Encontramos que se coloca una coma entre el sujeto (el perro) y el predicado (ladra), que pasa desapercibida debido a la extensión de ambos grupos.

Como norma general, me gustaría recalcar que nunca se escribe coma entre el sujeto y el predicado; por extensos que estos sean, o incluso si su orden está alterado. Y, como en cualquier norma general, encontramos excepciones:

Excepción 1: si el sujeto es una enumeración que se cierra con etcétera. Os dejo el ejemplo que pone la Ortografía de la RAE (2010):

El novio, los parientes, los invitados, etc., esperaban ya la llegada de la novia. (Correcto)

Excepción 2: cuando el sujeto va acompañado de un inciso que va separado del resto del enunciado por comas. La Ortografía de la RAE (2010) pone este ejemplo:

Mi hermano, como tú sabes, es un magnífico deportista. (Correcto)

Excepción 3: si a un mismo sujeto le corresponden dos predicados unido por conjunciones distributivas (bien…, bien…). Otro ejemplo de la Ortografía de la RAE (2010) es:

Los pretendientes que se acercaron a ella en sus años de juventud, o bien acabaron huyendo despavoridos, o bien tuvieron que retirarse con el rabo entre las piernas. (Correcto)

Espero que esta entrada os haya servido para empezar a identificar y corregir este error tan común y que todos cometemos casi sin darnos cuenta. Como siempre, os invito a dejarme en la cajita de comentarios cualquier duda que tengáis al respecto y con la que pueda ayudaros.

Referencias utilizadas

  • Real Academia Española. (2010). Ortografía de la lengua española. Barcelona: Espasa (Planeta).
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *