Cómo puntuar diálogos en textos literarios (III)

¡Y llegamos a la última entrada de esta breve serie! Podéis leer la primera aquí y la segunda aquí. En esta, os enseñaré para qué se utilizan las comillas angulares de cierre en un diálogo, os daré un pequeño truco para controlar la puntuación y dejaré un pequeño espacio para resolver vuestras dudas en casos más complejos (dudas que me podéis dejar en la cajita de comentarios del final, y yo iré actualizando esta entrada). ¡Vamos a ello!

Las comillas angulares de cierre (») en los diálogos

Habrá a quien este uso le suene y habrá a quien no, pero os lo voy a contar de forma muy resumida: el signo » se utiliza cuando la intervención de un personaje es larga y requiere de un punto y aparte. Si bien el instinto nos llevaría a utilizar una nueva raya (—) y continuar abajo, las reglas de ortografía nos dicen que debemos usar las comillas angulares de cierre (») para indicar que continúa hablando el mismo personaje, pero solo si lo hace de forma seguida y sin interrupción. Por ejemplo:

—Hola, soy un personaje y estoy hablando. Me gusta extenderme y quiero contarte la historia de mi vida, así que ponte cómodo y escucha lo que tengo que decir.
»Verás, todo comenzó cuando… (Y así hasta el infinito) (Correcto; el monólogo del personaje se continúa sin interrupción)

—Hola, soy un personaje y estoy hablando. Me gusta extenderme y quiero contarte la historia de mi vida, así que ponte cómodo y escucha lo que tengo que decir.
El personaje se sentó en un enorme sillón orejero y se encendió un puro.
»Verás, todo comenzó cuando… (Y así hasta el infinito) (Incorrecto; como hemos descrito sus acciones, esta nueva intervención debería ir precedida de la raya de diálogo habitual)

Como se puede ver, la nueva intervención del personaje va pegada a las comillas, al igual que si fuera una raya.

Un pequeño truco

¿Quieres comprobar si la puntuación tiene sentido? Cambia mentalmente las rayas del inciso por paréntesis. Sé que en ocasiones no funcionará, porque ningún truco es infalible, pero tenemos más interiorizado el uso de los paréntesis que el de las rayas de diálogo y, muchas veces, si hemos cometido un error, lo visualizaremos mejor así. Por ejemplo:

—Quiero ir a la playa —dijo Andrés—. No voy desde el año pasado.
—Quiero ir a la playa (dijo Andrés). No voy desde el año pasado.

Si nos hubiéramos equivocado con los espacios, por ejemplo, habría quedado algo así:

—Quiero ir a la playa— dijo Andrés. —No voy desde el año pasado.
—Quiero ir a la playa( dijo Andrés. )No voy desde el año pasado.

¿A que se nota la diferencia y el fallo se hace evidente al utilizar los paréntesis? Como he dicho, no es infalible, pero sí muy útil.

Vuestras dudas

En este espacio, iré respondiendo las dudas sobre puntuación de los diálogos que me dejéis en los comentarios, así que ¡no os cortéis!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *