Cómo puntuar diálogos en textos literarios (IV)

¡Cuarta entrada sobre los diálogos! Este es un tema que os genera muchas dudas y del que me habéis pedido que hable un poco más, así que ¡allá vamos!

Antes de empezar, quiero recordaros las otras tres entradas que he escrito sobre este tema. En la primera, os presenté la raya (—), os expliqué la diferencia entre verbos dicendi y no dicendi, y trabajamos un primer acercamiento a la puntuación. En la segunda, os hablé de cómo introducir los incisos en medio de las intervenciones. Por último, en la tercera, os desvelé la función que cumplen las comillas angulares de cierre (») en los diálogos y compartí un pequeño truco con el que intentar entender mejor cómo puntuar.

Hoy os voy a explicar en qué situaciones se utilizan los dos puntos para introducir o continuar un diálogo.

La primera, y la más común, es cuando en nuestra narración anticipamos que va a intervenir un personaje, como en el siguiente ejemplo:

Una noche, cuando me disponía a acostarme, Alicia me preguntó súbitamente:
—¿Por qué te casaste conmigo, Carlos?

(Ejemplo sacado de la Ortografía de la RAE, 2010).

Estos dos puntos son necesarios siempre que vayan precedidos en la oración por un verbo de habla o pensamiento (decir, opinar, pensar, preguntar…).

La segunda es cuando esa intervención se especifica dentro de la misma conversación, en el inciso. Así, si utilizamos verbos de habla, deberemos introducir la segunda parte del discurso con dos puntos. Por ejemplo:

—Estoy cansado. —Se tumbó en el sofá y añadió—: Luego lo limpio.

En este trozo de diálogo (inventado), podemos ver varias de las cosas que hemos ido aprendiendo. «Estoy cansado» no va seguido de un verbo de habla, por lo que el punto se escribe seguido y el inciso se empieza con mayúsculas. Sin embargo, «añadió» es verbo de habla, por lo que a la raya deben seguirle inmediatamente (y sin espacio) los dos puntos, y la siguiente intervención, «Luego lo limpio», debe comenzar con mayúsculas.

Así, como norma general, si un verbo de habla precede a una intervención, irá seguido de dos puntos; si, por el contrario, el verbo dicendi sigue a la intervención, se escribirá con minúsculas.

¿Qué otras dudas que no haya tocado os surgen a la hora de escribir diálogos? Podéis contármelas en los comentarios y yo seguiré haciendo entradas hasta que estén todas resueltas.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Cómo puntuar diálogos en textos literarios (IV)”