¿Cómo se utiliza el control de cambios de Microsoft Word?

Como ya especificamos en el apartado de los servicios de corrección, en Jacaranda nos gusta corregir utilizando el control de cambios de Microsoft Word, para que así sea el autor del texto quien tenga la última palabra sobre su forma final.

Sabemos que no todo el mundo está familiarizado con esta forma de trabajar, así que en esta entrada queremos explicaros de forma sencilla y visual cómo aceptar o rechazar las correcciones marcadas y cómo dejar el texto limpio de las anotaciones y marcas del corrector.

¿Qué es el control de cambios? ¿Dónde está?

El control de cambios es una función de Microsoft Word que puede encontrarse en la pestaña «revisar«. Cuando está marcada, cualquier cambio que se realice sobre el texto no se aplica directamente, sino que queda marcado para aceptarlo o rechazarlo más tarde. Se encuentra aquí:

Imagen

Botones y funciones

Una vez hacemos clic en la pestaña revisar, el aspecto de la ventana será este:

Hemos marcado en rojo los botones que más vamos a utilizar durante las correcciones:

  • Nuevo comentario: desde Jacaranda, habrá correcciones que no editemos directamente sobre el texto, sino que simplemente sugeriremos. Este botón sirve para dejar un comentario con la sugerencia de la corrección o, en algunos casos, explicar el porqué de una corrección concreta. El botón de mostrar comentarios permite que estos sean visibles (u ocultarlos).
  • Control de cambios: es nuestra principal herramienta. Cuando está activado (como en la imagen), cualquier cambio que realicemos en el texto aparecerá marcado en rojo.
  • Cambios: los botones contenidos en este último recuadro serán los que más utilizaréis una vez recibido el texto corregido. Os permitirán, respectivamente, aceptar una corrección, rechazarla o desplazaros adelante y atrás por las diferentes correcciones.

¿Qué hago una vez recibo el texto?

Un texto corregido tendrá un aspecto más o menos así:

Podemos ver, en rojo, los cambios sobre el texto, y a la derecha los comentarios y las correcciones de formato (en este caso, el subrayado, la negrita y la sangría).

El programa Word nos pone muy fácil aceptar o rechazar estos cambios. Lo único que tenemos que hacer es poner el cursor encima del cambio que queramos aceptar/rechazar y hacer clic en el botón correspondiente, aquí:

«Aceptar e ir al siguiente» acepta el cambio actual (por ejemplo, el de dolor) y pasa al siguiente (Blandit) para aceptarlo o rechazarlo; es una buena forma de ir revisando uno a uno los cambios sin tener que ir buscándolos manualmente. «Aceptar este cambio» simplemente acepta «dolor» (en este caso) y no se desplaza al siguiente. «Aceptar todos los cambios«, por su parte, acepta todos los cambios del documento completo (recomendamos utilizar este botón con precaución); por último, «aceptar todos los cambios y detener seguimiento» acepta todos los cambios del documento y además cierra el control de cambios para que podamos seguir editando el documento con normalidad.

Si, por el contrario, queremos rechazar el cambio, nos saldrán estas opciones:

Las opciones, como veis, son las mismas que en el caso anterior, con la diferencia de que en vez de aceptar el cambio, lo rechaza.

Las correcciones de formato funcionan exactamente igual que las correcciones en el texto (aunque aparezcan especificadas a la derecha), y podéis aceptarlas o rechazarlas de la misma forma.

En cuanto a los comentarios, como ya hemos explicado, no suponen ningún cambio en el texto. Es una mera anotación para explicar o sugerir algo, por lo que simplemente tenéis que leerlos, tenerlos en cuenta (o no) y eliminarlos o resolverlos. Para ello, simplemente haced clic derecho sobre el comentario; se desplegará un menú como este:

Si pulsamos en «eliminar el comentario», este desaparecerá para siempre. Si, por el contrario, hacemos clic en «resolver el comentario», este seguirá apareciendo, pero de forma algo difuminada.

¡Y eso es todo! Al principio puede parecer un poco complicado, pero os prometemos que es una forma muy cómoda de corregir en cuanto le coges el truco.

Os recordamos también que, si lo preferís y no tenéis un interés especial por controlar los cambios sobre el texto, u os resulta demasiado tedioso, podéis solicitar un documento limpio con todos los cambios ya aplicados, sin ningún coste extra.

¿Quieres más información sobre nuestras correcciones? ¿O solicitar una? Sigue los enlaces.

Sigo sin tener claro cómo funciona el control de cambios, ¿qué puedo hacer?

No te preocupes, aquí te adjuntamos algunos enlaces para ampliar nuestro pequeño tutorial:

Si ninguno de estos enlaces resuelve tus dudas, puedes ponerte en contacto con nosotros e intentaremos ayudarte en la medida de lo posible.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *