El uso del punto y coma (;)

Creo que es, probablemente, la consulta que más me hacéis: ¿cómo se usa el punto y coma?, ¿cómo distingo entre cuándo usar coma y cuándo punto y coma?

La verdad es que el punto y coma tiene unos usos marcados y delimitados en la Ortografía de la RAE (2010); pero, a la hora de aplicarlos en un contexto literario como son una novela o un relato, su uso en ocasiones pasa a ser algo subjetivo e intuitivo. Voy a intentar recoger aquí su uso normativo, para arrojar un poco de luz sobre este signo; podéis, como siempre, dejarme vuestras dudas en la cajita de comentarios de abajo, e intentaré responderlas todas. ¡Vamos allá!

Uso del punto y coma entre oraciones yuxtapuestas

El punto y coma se puede utilizar para separar oraciones que, aunque son independientes sintácticamente (en forma), están relacionadas semánticamente (en contenido). Por ejemplo:

Puede irse a casa; ya no hay nada más que hacer.

En este ejemplo, sacado directamente de la Ortografía de la RAE (2010), se ve con claridad que las dos frases separadas por el punto y coma son completamente independientes desde el punto de vista sintáctico; sin embargo, al estar relacionadas en contenido (que pueda irse a casa tiene que ver con la ausencia de tareas), se separan con el punto y coma en lugar de con un punto y seguido.

Esta decisión, sin embargo, no deja de ser subjetiva. Quien escribe puede entender que la vinculación entre las dos frases no es tan fuerte, y separarlas con un punto, lo cual también sería correcto.

Uso del punto y coma entre unidades coordinadas

Se escribe punto y coma para separar los miembros gramaticalmente equivalentes de las estructuras coordinadas copulativas (aquellas unidas por los nexos y, e, ni, que), disyuntivas (en las que se expresa alternancia entre los significados) y adversativas (en las que se expresan acciones contrarias u opuestas).

En el caso de las copulativas y disyuntivas, se utiliza el punto y coma para separar los miembros de estas construcciones en expresiones complejas que incluyen comas o que son excesivamente largas. Por ejemplo:

Viajarán conmigo Pedro, mi amigo de toda la vida; mi hermana Luisa; su novio, y mi sobrina.

Como vemos, «Pedro, mi amigo de toda la vida», es un elemento extenso y que además utiliza una coma, por lo que usaremos el punto y coma para separar todos los elementos de la enumeración, aunque los siguientes sean más cortos y simples. La excepción sería el último, en el que podemos omitir el punto y coma antes de la «y», y utilizar simplemente una coma, aunque el uso de punto y coma no sería un error.

En cuanto a las unidades adversativas, normalmente se escribe punto y coma, en lugar de coma, ante las conjunciones pero, mas, aunque y sino cuando las oraciones vinculadas tienen cierta longitud y si alguna presenta comas internas. Por ejemplo:

Piensa lo que quieras; pero, por el amor de Dios, no te fíes de ella.

En cambio, si los periodos que separa la conjunción son cortos, se utilizará preferentemente la coma y, si tienen una extensión considerable, es más recomendable usar el punto y seguido.

En resumen, y a modo de chuleta rápida que en absoluto recoge toda la complejidad de su uso, se utiliza el punto y coma:

  • Cuando dos frases están relacionadas, y necesitas separarlas, pero no están tan relacionadas como para usar una coma ni son tan diferentes como para usar un punto.
  • Cuando, en una enumeración, al menos uno de los elementos ya tiene una coma interna o es muy largo.

Como he dicho, llega a ser una decisión muy subjetiva, así que mi recomendación es que leáis mucho y os fijéis en cómo lo usan otros autores, para que os resulte natural ir incluyéndolo en vuestros escritos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *