La raya (—) y el guion (-): ni iguales, ni intercambiables

Hoy me gustaría hablaros de estos dos signos ortográficos y de para qué se utiliza cada uno, ya que los he visto utilizados de formas erróneas bastante a menudo. Esta será una entrada breve, simplemente para mencionar sus usos; si veo que os resulta de interés, ampliaré aquellos apartados que más os llamen la atención en nuevas entradas (ya sabéis que podéis utilizar los comentarios para dejarme dudas o sugerencias de temas que queréis que trate en el blog).

Guion, menos, raya: ¿qué diferencia hay?

Seré breve: el tamaño. Esto es un guion -, esto es un signo menos – y esto es una raya —. Como veis, el tamaño de la raya es cuatro veces el del guion, y el del signo menos es el doble.

El signo menos se utiliza para las restas y para escribir números negativos, por lo que esta entrada se centrará en la raya y el guion, cuyos usos son más variados.

Usos de la raya —

  • Signo delimitador: para marcar el inicio y el cierre de un inciso en un texto. En este apartado se incluirían tanto su uso en los diálogos (para marcar los comentarios del narrador) como las acotaciones dentro de una narración.
  • En diálogos: para marcar que habla un nuevo interlocutor, al principio de la intervención de cada uno.
  • En enumeraciones (listas): para introducir cada uno de los elementos que la conforman y se escriben en línea aparte.
  • En índices: su uso al comienzo de una nueva línea en un índice indica que en ese renglón se omite un elemento que de otra forma se repetiría.
  • Precedida de punto (.—): en obras teatrales, para separar el nombre del personaje de su intervención, y en los epígrafes internos de un libro, cuando el texto que sigue al epígrafe lo hace en la misma línea.

Uso del guion (-)

  • Para dividir palabras a final del línea.
  • Para unir palabras u otros elementos, como nombres propios, topónimos, adjetivos…
  • Como nexo en expresiones numéricas (fechas, números de teléfono, intervalos…).
  • Para separar sílabas.
  • Para indicar segmentos de palabras (prefijos, sufijos…).

Como veis, sus usos están muy diferenciados y conocerlos evitará que cometamos errores básicos como el uso del guion en los diálogos o utilizar la raya cuando una palabra no cabe entera en una línea y hay que continuar en la siguiente.

Referencias utilizadas

  • Real Academia Española. (2010). Ortografía de la lengua española. Barcelona: Espasa (Planeta).
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *